Estatua en honor a la Diosa Ceres, diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad. Obra del escultor Adrián Risueño, creada entre los años 1950-55 se encuentra en los jardines de calle Alcazabilla. ¡Ven a conocer su historia con nuestro Tour Gratis Málaga!

 

La Diosa Ceres, diosa de la agricultura, dotada con atributos como el cetro y la gavilla de espigas, de aquí deriva la palabra cereal. Su equivalente griega es Deméter. Los romanos adoptaron a la Diosa Ceres en 496 a. C. durante una devastadora hambruna, cuando los Libros Sibilinos aconsejaron la adopción de su equivalente griega Deméter, junto con Perséfone y Yaco (mediador entre las diosas eleusinas y Dioniso). La Diosa Ceres era personificada y honrada por las mujeres con rituales secretos en las fiestas de Ambarvalia, celebradas en mayo con procesiones en las que las romanas vestían el blanco propio de los hombres, quienes eran simples espectadores. Estas fiestas no debían ser celebradas por gente de luto, razón por la que no se celebraron el año de la batalla de Cannas.

 

La Diosa Ceres se representa habitualmente con el aspecto de una mujer hermosa, de estatura majestuosa y de tez coloreada, con la mirada lánguida y el cabello rubio cayendo en desorden sobre sus hombros. También se representa con un haz de espigas en la mano derecha y una antorcha encendida en la izquierda. En esta tiene una antorcha pero se ve apagada.

 

El autor Adrían Risueño

 

El artista malagueño Adrián Risueño Gallardo nace en Málaga en el año 1896 y desde muy pequeño ya quería dedicarse a la escultura. Inicia su formación en la Escuela de Bellas Artes de Málaga, siendo becado por el Ayuntamiento de Málaga en 1924 para completar sus estudios en Madrid. Años más tarde será el escultor designado para realizar el busto de D. José Gálvez que adornará el sobrio monumento que hoy permanece, desgastado por los años y la intemperie, junto a la Catedral de MÁLAGA. La epigrafía dice: “Al Doctor Gálvez Ginachero, insigne malagueño que consagró su vida al servicio de España, de la Ciencia y de la Caridad Cristiana. Mayo, 1944”.

 

Cuando se construyó la casa de la Cultura en calle Alcazabilla, a su vez se construyó un jardincillo que servía de conexión entre la Casa de la Cultura y la entrada a la Alcazaba y en ese jardín se colocaron como elementos ornamentales dos estatuas de inspiración clásica obra del gran escultor Adrián Risueño. Al demoler la casa de la Cultura se retiraron dichas estatuas y hace poco tiempo han sido recuperadas.

 

(NOTA: No confundir esta estatua con la otra estatua de la Diosa Ceres que este en el Parque de Málaga y cuya autoría se le concede a José Vílchez. Estaba situada en lo que es la Alameda Principal cuando era peatonal.)

 

No te pierdas los secretos del centro histórico de Málaga con la visita guiada mejor valorada ¡Ven y disfruta con nosotros en nuestro Tour Gratis Málaga!